Un método casero para desatascar el fregadero

Los usuarios pueden contar con el asesoramiento de especialistas que le indicarán cómo desatascar el fregadero. A veces los propios usuarios pueden realizar los desatascos y reparaciones, en especial cuando no son demasiado comprometedores y están cerca del sumidero de la instalación.

Los fregaderos deben cuidarse convenientemente, pero esto no siempre es posible, pues el uso diario hace que se viertan por descuido restos de comida e incluso aceite, que resultará un pegamento al que se adherirán los residuos de comida qua vayan cayendo. De este modo se crea un taponamiento que puede causar tanto malos olores como encharcamientos e inundaciones.

Para lograr un resultado efectivo con el método casero que pasaremos a explicar, se necesita que el recipiente del fregadero esté vacío de agua. El sumidero ha de estar seco, pues por el verteremos medio vaso de bicarbonato, sin mezclarlo con agua, solo el polvo. Inmediatamente echaremos medio vaso de vinagre, lo cual producirá una reacción efervescente que se deberá dejar durante al menos 15 minutos. Al pasar este tiempo, hay que echar sumidero abajo una buena cantidad de agua hirviendo con sal.

Tras este último paso, el desagüe debería quedar libre de restos pegoteados, limpiándose por completo. Si esto no sucediese, puede repetirse la operación, pero pueden darse el caso de que este método casero no sirva de nada si la obstrucción es compleja y está situada en una zona alejada del sumidero. Los fregaderos no son las únicas instalaciones que pueden intervenirse con métodos caseros cuando se atascan. También está el caso de los inodoros; en este caso, si el nivel del agua de la taza no baja hay que hacerse con una fregona cuyo mocho se cubrirá con una bolsa de plástico en buen estado. Este artilugio improvisado, una vez lo introduzcamos por el hueco, hará un efecto vacío y removerá el atasco.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE